Saltar al contenido
Climadeco

Todo lo que hay que saber sobre las calderas murales

calderas murales

¿Ha decidido comprar una nueva caldera para su casa? Aquí está todo lo que necesitas saber sobre las calderas murales.

Calderas murales: ¿Qué son?

Las calderas murales, más conocidas como calderas murales, son un tipo de caldera de gas que produce agua caliente sanitaria y para calefacción.

Como se puede entender por el nombre, las calderas murales se llaman así porque se instalan en la pared, en lugar de en el suelo.

Son un tipo de caldera muy conocida y apreciada.

Las calderas murales pueden instalarse tanto dentro como fuera de la casa, y pueden ser empotradas en la pared o expuestas.

Diferencia entre las calderas murales de cámara abierta y las calderas murales hermética

Hay dos tipos principales de calderas murales:

  • calderas murales de cámara abierta;
  • calderas murales herméticas.

Se diferencian entre sí por la forma en que utilizan el aire para iniciar la combustión, el proceso necesario para calentar el agua.

En función de sus características, estas calderas deben ser instaladas de acuerdo con normas de seguridad precisas.

Calderas murales de cámara abierta

Las calderas murales de cámara abierta, o calderas de llama abierta, se definen así porque, para iniciar el proceso de combustión, utilizan parte del aire contenido en la habitación que las alberga.

Por esta razón, sólo pueden colocarse en habitaciones que tengan ciertas características, donde es posible instalar una chimenea para disponer de los humos de combustión y las tomas de aire para asegurar que la habitación esté siempre bien ventilada.

Calderas murales herméticas

Las calderas murales herméticas o de ventilación forzada se diferencian de las calderas de cámara abierta porque toman el aire necesario para iniciar el proceso de combustión desde el exterior.

Esta característica los hace adecuados para su instalación incluso en habitaciones pequeñas.

Calderas murales de condensación

Las calderas murales de condensación son el tipo de caldera más vendida e instalada en este momento. Aunque tienen un costo mayor que otros tipos de calderas murales, las calderas murales de condensación son más eficientes porque pueden recuperar gran parte del calor contenido en los gases de combustión gracias al proceso de condensación.

Esta característica, además de hacerlos más eficientes, también los hace más ecológicos, ya que consumen menos gas.

Los precios de las calderas murales

Ahora hablemos de los precios. Excluyendo el costo de la instalación, las calderas murales tienen precios muy variables.

Los más baratos, sellados o abiertos, tienen precios desde 400/500 euros para los modelos básicos, hasta más de 1500 euros.

Las calderas murales de condensación, por otro lado, parten de cifras alrededor de 500 euros para los modelos más baratos, pero pueden llegar a 2500/3000 euros si se apuesta por los modelos más eficientes.

Calderas murales: cómo ahorrar dinero

Para asegurarse de obtener ahorros de su caldera mural, la primera regla es no tener miedo de gastar: una caldera eficiente y de buena calidad, de hecho, le garantizará un mayor ahorro a largo plazo.

Elija la caldera mural adecuada

Para asegurarse de que ahorra dinero, debe elegir la caldera mural adecuada para su casa y sus necesidades.

En primer lugar hay que considerar la potencia, que debe ser calculada según el tamaño de su casa.

También hay que considerar la cantidad de agua que la caldera es capaz de calentar, dependiendo de sus necesidades y de si se utiliza o no también para la producción de agua caliente doméstica.

Ciertamente, la instalación de una caldera mural de condensación, siempre que tenga las características adecuadas, garantiza un ahorro considerable, teniendo en cuenta también el hecho de que aumenta el coeficiente de eficiencia energética de su casa.

Para elegir la caldera mural adecuada para su casa, consulte a un experto, que le ayudará a elegir el mejor modelo.